miércoles, 6 de febrero de 2008

Retrospektive Berlinale 2008: Luis Buñuel.

Berlín.
Allá por los años veinte, frente a una cámara de cine, Luis Buñuel en calidad de actor cortaba un ojo con una cuchilla de afeitar, a la vez que una nube, en un instante poético, hacía lo propio con la luna. Esta ha sido una de las imágenes más perennes de la historia del cine, y para Luis Buñuel una de las primeras imágenes de una carrera cinematográfica que incluye más de 30 películas, con un máximo común denominador en casi todas ellas: el surrealismo; este y la religión, comentaba el propio Buñuel, eran las dos cosas que más le habían influido en su vida.

La 58ª edición del Festival Internacional de Berlín, la Berlinale, homenajea en su sección Retrospektive a este aragonés natural de Calanda. Sus películas, así como otras en las que participó como asistente de dirección, guionista y/o productor, podrán verse a lo largo del festival en el CinemaxX de Potsdamer Platz y la Zeughauskino. Así mismo habrá coloquios, debates y conferencias. Y tal y como es costumbre en la Berlinale, la Deutsche Kinemathek (La Filmoteca Alemana) editará un libro sobre la retrospectiva, publicación que podrá adquirirse en los diferentes puntos de venta abiertos durante el festival y en la tienda del Museo de Cine de Berlín, sita en Potsdamer Platz.

Tanto se ha comentado ya sobre esta figura que no voy a ir más allá de la recomendación, si todavía no lo habéis leído, de Mi último suspiro, escrito por Buñuel con la ayuda de Jean-Claude Carrière, quien durante muchos años recopiló un extenso material de entrevistas y conversaciones.

Cuando, ya hace muchos años, comencé a sentir pasión por el cine, fue gracias a su cine, al ver sus dos primeras películas (Un perro andaluz y La edad de oro) aluciné y no paré de preguntarme: ¿pero todo esto se puede hacer con el cine?, ¿de verdad?...". Y tú, ¿tienes algún nombre o película con los que hayas dicho para con el cine: "...presiento que este es el comienzo de una gran amistad..."?

Si quieres leer sobre la edición de este año de la Berlinale, date una vuelta por Sindrogámico, un ladrillo inmenso te espera.

7 comentarios:

Walter Kung Fu dijo...

No hay duda de que Mi último suspiro es una lectura obligada. Realmente no trata sobre cine, sino más bien al género memorístico. En cualquier caso, es una motivación excelente para la vida.

Disfrutar de una retrospectiva de Buñuel (con eñe) puede ser una locura.

mikto kuai dijo...

A parte de ser unas memorias, el libro también es un compendio de detalles de muchas de sus películas, y pensamientos suyos sobre ellas, y una visión de la España de aquellos tiempos y... es tantas cosas...

Yo tuve la oportunidad, fallida todo sea dicho, de disfrutar la retrospectiva que se le dedicó allá por 1996 en el Cine Doré-la filmoteca de Madrid, pero no sé qué demonios hacia por aquellos tiempos que ni me enteré, bueno, para ser más exactos me enteré a las pocas semanas de que terminara; sólo conseguí, estupendo regalo que me hizo una amiga por cierto, el hermoso e inquietante póster de la retrospectiva. Pero estoy contigo en que hubiera sido una locura, sí, una locura muy sana ;)

chicoutimi dijo...

Quién pudiera estar ahora en Berlín! Te envidio, mikto.
Es difícil que Buñuel no despierte fascinación, aunque en mi infancia fuese más bien terror...sí, la escena del ojo y la navaja me tenía traumatizada, y aún hoy no puedo verla sin bajar los ojos.
En cuanto a flechazos cinematográficos, he tenido varios. De hecho, a mi hoy amado Bowie lo descubrí de pequeña en una sala de cine. Ay, ese Rey de los Goblins!

Rfa. dijo...

Mi último suspiro ha sido siempre uno de mis libros favoritos. Y durante un tiempo, Buñuel fue mi director fetiche. De él me quedo, fundamentalmente, con sus obsesiones sobre la religión. La película que más me ha impresionado de su filmografía ha sido Los Olvidados, pero quizás tendría que revisitarla porque ya hace mucho tiempo que la vi. Este año creo que se cumple algún tipo de efeméride y se va a reeditar. Algo he leído por ahí, pero no lo tengo muy claro. ¡Quién pudiera echar un ojo a esa retrospectiva berlinesa!
En mi caso, no hay ninguna película que me haya motivado especialmente para ser más cinéfilo. Si tengo que quedarme con algún momento de mi vida en que sentí la llamada del cine, me quedo con 1993 y 1994. Aquel año, viviendo todavía en Murcia, fui a ver películas como Azul, En el nombre del Padre, El Piano o La lista de Schindler, y todas ellas me impresionaron mucho. Creo que en aquellas sesiones del cine Centrofama se despertó mi pasión de hoy.

LAPOR dijo...

hola! supongpo que tienes una dirección directa pero yo no la h encontrado. Y qué mejor que elogiar un blog públicamente. Ya sólo al ver el título me dije: elegante chaflán, uhmmmmmmmmmm. Y me vino a la mente una marquesina art noveau, "a lo parisienne".
En fin, demasiadas pelis?
Ya he visto que iba desencaminadaperidqa peor tu versión de escena berlinese me gusta todavía más. así que inmediamente añadido a mi blog:
http://lapor-la-la.blogspot.com/

Parces pez en el agua por esos lares y el arte contmeporáneo me encanta, de formación profesional. Estaré muy atenta de que se cuece por ahí, que no es poco.
saludOs y ENHORABUENA!

mikto kuai dijo...

¡Hola Lapor! gracias por la visita y los elogios, los cuatro integrantes del blog los recogemos gustosamente ;) Veo que has puesto en tu blog (al que echaré un vistazo cuando tenga más tiempo): "eleganTe chaflán, desde Berlín", digamos que el abanico es mucho más amplio: desde Madrid, desde Buenos Aires, desde Liverpool y desde Berlín. En este post explicamos un poco de qué va esto de eleganTe chaflán. Un saludo! :)

rinconete dijo...

De acuerdo con walter kung fu. "Mi ultimo suspiro" es de lectura obligada. El estilo es encantador, falsamente liviano. Supongo que Carriere debe haber agregado lo suyo.