lunes, 30 de noviembre de 2009

El Niño


Buenos Aires
En un centro comercial de la periferia, frente a un local de ropa
deportiva y un Apple store, José y María velan por el Niño. Lo hacen
con amor sincero, sin prestar atención a los agnósticos que
conversan con sus celulares a pocos metros de la cuna.

El Niño no está. No sabemos si escapó asqueado por ese entorno
de mercaderes sin templo o si, presa de una duda razonable sobre la
inminencia del reino de los cielos, optó por esperarlo en un sillón de Starbucks.

6 comentarios:

mikto kuai dijo...

¡Por el amor de Jobs!, ¿¡tenéis un auténtico Apple Store!? :O (¿o es reseller autorizado?). Si miras al fondo de la tienda mac de la que hablas, Rinconete, hay una silueta perenne. Es él. Es un fanboy.

Rfa. dijo...

Hombre, claro que no está. Quiero decir: todavía no está. Se supone que hace su entrada el día 24 por la noche, ¿no? Hasta entonces, habrá que esperarle tomando un café con la mula y el buey. ¡Y tener el pesebre listo!

rinconete dijo...

amigo mikto
Una herejía más o menos secreta sostiene que el Libro de Job es en realidad el Libro de Jobs y que una serie de traducciones deficientes del arameo ha ocultado el verdadero sentido del libro, que era en realidad el primer manual del utilizador. El sagrado documento describía las dudas del primer Utilizador frente a la primera maquina y a su Creador todopoderoso.

amigo Rfa.
Tomar café con la mula del pesebre es una herejía aún peor que la del Libro de Jobs, al menos de este lado del Atlántico. A menos que me autorice mi cura párroco, creo que esta vez lo voy a tener que obviar.

Un abrazo!

Magapola dijo...

Creo que está pluriempleado, con esto de la crisis...

rinconete dijo...

El trabajo de los menores es un drama, con más razón el pluriempleo. Aunque en este caso dicen los empleadores que el menor en cuestión es en realidad no solo adulto sino casi senil, con sus 2.000 años a cuestas.

NáN dijo...

¡Pero si está preparando tormentas y maremotos! Que lo sé de buena tinta (de calamar).

Y la Virgen, de parto un año sí y otro también. Habría que hacerle un homenaje a tan persistente madre. Aunque algo falla, porque el niño le sale repetido. Más que parirlos, los clona. Ahora que los USA tienen presidente negro, aguardo con impaciencia a ver si este año nace negrillo.