lunes, 29 de octubre de 2007

El bar de la calle Rodney



Las esquinas son las partículas elementales de la ciudad. Podemos imaginar una ciudad sin monumentos, sin árboles o incluso sin veredas. Nos faltaría imaginación para pensarla sin esquinas. La ciudad es el lugar de encuentro y de intercambio por excelencia y la esquina es su paradigma.

Si a ese paradigma le agregamos un café obtenemos una institución, el café de la esquina, que por su importancia merece ser declarada Patrimonio de la Humanidad. Como las tarimas de Hyde Park, el café de la esquina inspira a los mejores oradores espontáneos. Si las esquinas son las partículas elementales de la ciudad, el café de la esquina es su núcleo esencial.

El bar de la calle Rodney es una institución secreta. Está ubicado en Buenos Aires, detrás del cementerio de la Chacarita. Mantiene el viejo techo de chapa sobre la vereda, el cartel original pintado en el vidrio y las antiguas mesas de madera. La entrada es por el elegante chaflán o la elegante ochava, como se dice acá. Es un buen lugar y está además a media cuadra de mi casa, la distancia máxima que debe separarnos de un buen café, según lo que estipula la Convención de Ginebra.

Un domingo a la noche, hace ya varios meses, me sorprendió ver allí a David Byrne subido a una mesa. Tocaba la guitarra mientras un pequeño ejército de asistentes se ocupaba de toda una serie de equipos y luces. Supe después que filmaba un videoclip con La Portuaria, el mismo grupo que había escrito hace años una canción sobre el bar.

Acabo de verlo por primera vez, se llama Hoy no le temo a la muerte, título acorde al cementerio junto al que fue filmado.

9 comentarios:

Rfa. dijo...

En mi barrio de Madrid hay pocos edificios que puedan albergar un café en la esquina. Casi todo son contrucciones nuevas, monótonas y vueltas hacia dentro, sin prestar atención a lo que pasa en la calle. Eso sí: yo también tengo un cementerio enfrente. Y me encantaría encontrarme a David Byrne tocando la guitarra por los alrededores.

rinconete dijo...

Tal vez lo que realmente atraiga al rey David sean los cementerios. Y en ese caso, quien sabe, algún día te lo toparas al salir de tu casa, arriba de una mesa tocando la guitarra y repitiendo aquello de que no le teme a la muerte...

Walter Kung Fu dijo...

Un amigo me contó que al girar una esquina de mi barrio se topó con Lou Reed vestido de naranja y ropa sport (o casual como se dice ahora), siendo este peculiar vestuario de jubilado californiano lo que motivó más su admiración, más que el personaje en sí.

Mi experiencia más llamativa fue la de encontrarme con la mirada de Elena Anaya mientras tomaba una cerveza en una plaza al lado de donde vivo.

Magapola dijo...

No sé, mientra me leía el post me han venido a la cabeza cuadros de Hopper...

rinconete dijo...

walter kung fu, creo que Lou Reed en jubilado californiano supera ampliamente en extravagancia a un David Byrne subido a una mesa junto a un cementerio.

Hola Magapola, no está mal visto lo de Hopper. El bar suele estar vacío, con no más de un par de siluetas solitarias sentadas junto a las ventanas.(http://www.santirocadcosta.com/imatges/Hopper_3.JPG)

chicoutimi dijo...

Qué grandes David Byrne y el bar Rodney! Es un lujo tener cerca de casa un bar con encanto; yo aún estoy por encontrar el mío aquí, pero llegará.
Respecto a avistamientos de famosos, lo más cerca que he estado aquí de tener uno fue con un taxista que se parecía a Rafa Benítez (y bien orgulloso que estaba de ello), así que no promete mucho la cosa...

mikto kuai dijo...

Por fin, desde hace unos meses, he podido saborear esa sensación de ir al café de la esquina, nunca antes me había tocado ese placer. Se está tan a gusto, entre velas y sofás... y también cumple con lo que estipula la Convención de Ginebra ;-) Me ha encantado la canción Rinconete.

rinconete dijo...

El café de la esquina es el gran invento de la humanidad.

Sorprendentemente así como hay ciudades con cafés (Paris, Viena, Buenos Aires, Barcelona...) hay otras que prescinden de este gran invento (Santiago de Chile, Mexico D.F. ...).

Me refiero exclusivamente al café, ese lugar fabuloso diseñado para sentarse a leer el diario, un libro o mirar pasar a la gente por la calle. Eso excluye pubs, tabernas o demás restaurantes (que son otro tipo de invento).

casa marito dijo...

Hola, saludo. Buscando la ubicación el Rodney di con tu blog, y me pregunto si sigue abierto o si hay algo parecido por Chacarita.