martes, 25 de marzo de 2008

Añoranza del Bando

Liverpool ?

Lo sé, no viene muy a cuento. Ni ocurre en Liverpool, ni yo estoy allí de vacaciones. Pero me acabo de dar cuenta de que hoy es el Día del Bando en Murcia. Y aunque esto no signifique nada para la mayoría de la gente, los murcianos viven este día, me atrevería a decir, como el más importante del año. O al menos uno de los más importantes.
Un día para pasarlo en la calle, disfrutar del sol, encontrarte con todo el mundo (si no te encuentras con un conocido el día del Bando es que no está en Murcia), beber, y si hay suerte, mucha suerte, saborear una morcillica en alguna barraca.

Lo curioso es que últimamente evitaba el Bando. Durante los últimos 6 ó 8 años que pasé en Murcia, sólo uno me quedé para este día. Todos los demás me iba; no porque no me gustara, sino porque ya lo tenía muy vivido.
Y hoy, en Liverpool, con esta lluvia y este cielo gris, me he acordado del Bando, y me ha entrado antojo de habas crudas, de longaniza y patatas con ajo, de paparajotes...pero sobre todo todo todo, de sol murciano.

Este post va por todos los murcianicos (de cuna, adopción o corazón) que, como yo, no pueden disfrutar hoy del Bando de la Huerta. Paparajotes para todos!

18 comentarios:

Bárbara dijo...

Hola eleganTes chaflaneros! Soy una murcianica no-de-nacimiento-pero si-de adopción que ahora vive en London. Yo también quisiera hoy estar en el Bando vestida de Huertana y disfrutando de mis amigos y mi familia durante todo el día. Murcia, que hermosa eres!

Por cierto, sabéis que chaflán es un paso flamenco en el que se clavan los pies a la vez en el suelo que suele servir para preparar un giro? Es interesante pensar que vuestro blog también puede interpretarse como elegantes pataletas para cambiar el rumbo.... ahí queda eso

Rfa. dijo...

El Bando de la Huerta siempre me ha parecido una chulería murciana. Se celebra puntualmente el primer martes después de Semana Santa, cuando el resto del país está trabajando y no puede ir. Seguro que si lo hiciesen en sábado correría la voz y se atascarían las carreteras de Madrid. Pero no, los murcianos se guardan su fiesta grande para ellos, y si los de fuera se quedan sin francachela, pues que se fastidien.
Ahora que lo pienso, probablemente fue eso lo que empezó a alejarme del Bando. Cuando me vine a vivir a Madrid tenía que sacrificar tres días (el lunes, el martes y el míercoles) por asistir a la juerga. Puede que lo hiciese el primer año, pero poco a poco se me fueron quitando las ganas. Un día, algunos años más tarde, me di cuenta de que ni siquiera me sentía ya lo suficientemente murciano como para vestirme con el traje regional. Y ahí quedó todo.
Estos últimos años la noticia del Bando me ha sorprendido siempre igual que a Chicoutimi, cuando menos me lo esperaba. Estás tan tranquilo y de pronto te das cuenta de que justo en ese mismo instante, tu vieja ciudad anda revuelta. Y te acuerdas de que hubo un tiempo en que tú también formabas parte de la fiesta. Yo no siento nostalgia, pero si la sintiera probablemente sería del jovenzuelo que fui, más que de la orgía en sí.

Walter Kung Fu dijo...

Este año me enteré del Bando gracias a un SMS de Miguel. Nunca asistí a esta celebración y a estas alturas dudo ya que lo haga, aunque quien sabe. Es una de esas cosas que sin haberla presenciado la siento cercana, así que...

chicoutimi dijo...

Como ya comento en el post, cuando vivía en Murcia tendía a aprovechar esa semana extra de vacaciones para viajar, y últimamente para ir a Madrid, por otros motivos, y no me importaba perderme el Bando. Pero ayer, cuando caí en la cuenta, sí me dio añoranza. Este es el primer año que no estoy porque no puedo, y supongo que ese no poder basta para que lo eche en falta, así de puñeteras somos las personas a veces.
Bárbara, bienvenida a nuestro eleganTe chaflán; espero verte por aquí más veces ;-). Por cierto, no sabía lo del paso flamenco, pero tu interpretación me ha parecido muy interesante: una pataleta para cambiar el rumbo. Tomo nota.

rinconete dijo...

Patatas con ajo y sol...¿Qué más podemos pedir? Amigos murcianicos, quisiera más información sobre el evento del que nada sabía hasta ahora.
Bárbara, como chicoutimi te doy la bienvenida. Me gustan mucho las elegantes pataletas para cambiar el mundo!

Bárbara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bárbara dijo...

Hola de nuevo, pues resulta curioso como cada uno ve las cosas, cuando me entere del nombre de este blog, fue el paso flamenco lo primero que me vino a la cabeza, y me gusto el nombre porque a mi me encantaban los chaflanes cuando bailaba.

Y muchas gracias por darme la bienvenida! quiza algun dia me anime a hablar de London. Un beso

mikto kuai dijo...

Yo no conocía el Bando y os agradezco que me pongáis en conocimiento, pero... y antes de que eche mano de la wikipedia, ¿qué es exactamente?, ¿qué se celebra?

chicoutimi dijo...

Seguro que alguien con más cultura murciana que yo te podría dar una información más acertada, pero hasta donde alcanza la mía, el Bando de la Huerta es una celebración de la tradición huertana murciana. Probablemente haya una razón original para que se celebre el martes después de Pascua y de la manera en que se celebra, pero la desconozco.
El Bando propiamente dicho consiste en un desfile de carrozas por las calles, con bailes regionales a cargo de las distintas peñas huertanas y la lectura de un bando en panocho, el dialecto de la huerta.
Con independencia (o no) del origen, es un día festivo sólo en la capital murciana, en el que todo el mundo sale a la calle, en su mayoría vestidos con la traje típico huertano (es normal que las chicas opten por vestir el traje masculino, más que nada porque el femenino es caro), y se pasa el día bebiendo, se ponen barras en la calle, o se hace botellón en parques y plazas. Es tradición comer tapas típicas en las barracas, casetas de caña que están por toda la ciudad, aunque suele ser muy difícil pillar mesa. Así que lo que más haces ese día es beber, encontrarte con los amigos y conocer gente. Además, normalmente hace buen tiempo, así que yo lo recuerdo como un día muy divertido.
Walter, deberías haberte animado algún año a venir. Y Rfa, no reniegues tanto, hombre, que lo pasábamos bien!

Alis dijo...

A mí alguna vez me han insinuado que el origen de la fiesta es que los señoritos de la ciudad invitaban a los huertanos a desfilar por sus calles con las carrozas llenas de lo recolectado en el campo. Las malas lenguas dicen que los señoritos de la ciudad se disfrazaban imitando su pintoresco atuendo, con lo que la fiesta llevaba implícita una burla hacia ellos.
Pero yo prefiero no creerme mucho esta desmitificadora interpretación, porque es mucho más bonita la descripción que tú haces, chicoutimi.

mikto kuai dijo...

Gracias Chicoutimi por la explicación ;) Finalmente también acudí a la wikipedia por si se contaba algo y basicamente pone lo que comentas. Alis, también lo que dices tú pero con final (cambio) feliz.

chicoutimi dijo...

Bueno, he pedido ayuda entre mis amigos murcianos, y una maravillosa huertana lozana me ha dado la clave, tal y como se recoge en la "Enciclopedia de la Región de Murcia".

Os resumo a partir de lo que mi amiga me ha escrito: "hacia los siglos XVII-XIX los edictos, o bandos, que dictaban los nobles para los huertanos eran motivo de burla por parte de éstos, que ridiculizaban las costumbres de la clase dominante, con ayuda del panocho, una versión huertana y algo paródica del dialecto murciano.

Con el desfile del Entierro de la sardina (1850) comenzaron a desfilar gentes ataviadas con el traje regional huertano, y a finales del siglo XIX se constituyó el Bando de la Huerta, desfile popular en el que se pronunciaban en plena capital y con el consentimiento oficial, los clásicos Bandos o romances panochos de matiz crítico y burlesco. En su origen fue como una parodia de las gentes de la huerta, pues se trataba usando su propio lenguaje de ridiculizarlas. Con el tiempo, es una forma de integrar la huerta en las fiestas de Murcia, como acto de confraternización de la ciudad capital y la vega circundante."

Pues eso, que empezaron todos riéndose de todos y ahora nos vamos todos juntos de fiesta. Bonita historia, ¿no?

Piticli dijo...

Mikto Kuai... si tienes pensado ir al Bando de la Huerta alguna vez, te recomiento que te tatúes en algún lugar de tu cuerpo (tal y como hacía el protagonista de "Memento")... "El paparajote no se come entero".

(Yo no lo hice y me lo comí entero)

mikto kuai dijo...

Todavía no he visto Memento, pero... ¿qué consecuencias funestas me esperan si no sigo tus instrucciones con el paparajote?... estooo... ¿qué es un paparajote?... tengo miedo... voy raudo y veloz a google que todo lo sabe... ¡aha!, jeje, ya sé por qué no se puede comer todo :D Gracias por el consejo ;)

Piticli dijo...

Mikto...
pues te recomiendo que te prepares unos paparajotes (eso sí, la hojita no te la comas que hace pupa en la tripita) y te veas Memento mientras te los comes.

Anto dijo...

Yo he veraneado toda mi vida en Murcia y nunca he ido al bando. Creo que nunca lo haré por lo del traje. Tampoco creo que pueda disfrazarme de chulapo. Me entra complejo de pijo urbanita pero no puedo remediarlo... el sentido del ridículo me supera y lo que ya me vuelve loco es lo de Murcia, que si no vas disfrazado das el cante! Me recuerda al chiste de la agorafóbica-claustrofóbica que se pasaba la vida entrando y saliendo de casa y gritando todo el tiempo. Pues yo igual, pero cambiándome de ropa.

chicoutimi dijo...

Anto, es verdad que vestirse es parte de la gracia de ese día, pero no es imprescindible; yo nunca me vestía y lo pasaba igual de bien. Es más, gracias a eso le daba a los demás una excusa para entablar conversación conmigo y siempre conocía gente!
Así que no dejes de ir por eso; al menos una vez lo tienes que probar. No será por falta de murcianos que te lleven!

Miguel dijo...

Como único simpatizante de elegante chaflán que parece haber estado este año en el bando diré que se echó mucho de menos a determinados personajes que pululan por aquí, aunque hace tiempo que dejasen de cumplir con sus deberes murcianos. Yo, que odio tanto como amo esta ciudad llena de maleducados y donde no se hace cola para nada, vivo el bando con una intensidad etílica que no pierdo con los años, pese a que cada vez me identifico menos con esta tierra y cada vez bebo menos en abstracto.
Sólo me vestí una vez, hace muchos años, y eso que mi cara de pan es perfecta para el atuendo murciano. Creo que hace unos años estaba especialmente "odiador" y me planté en que no salía. Pero me bastó levantarme por la mañana y empezar a ver los primeros huertanicos pululando para lanzarme a las calles. Lo mismo hace un par de años, que estaba enfermo y al final lo pasé muy bien... ¿o fue el año pasado? El abuso de sustancias juega malas pasadas.
Walter, creo que tu destino está marcado: vendrás al bando de la huerta.
Rfa., te fuiste demasiado pronto de esta ciudad, si no prevalecería la orgía sobre todo lo demás. Es muy distinto como se slae ese día cuando eres un chaval que cuando estás más crecidito. Yo, en el caso huertano, prefiero esto último. En casi todo lo demás no.